Líneas de Sangre - Pastores Alemanes de Selección Vall d´Alfandech

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Líneas de Sangre

Líneas de Sangre


¿QUE SON LAS LÍNEAS DE SANGRE?


Las líneas de sangre son un elemento fundamental para todo criador que se propone criar seriamente.
Se entiende por líneas de sangre a la sucesión de individuos que conforman una generación determinada o eslabones. Cada generación va transmitiendo un flujo de carácteres genéticos que determinan las continuidades psicosománticas transmisibles a la siguiente generación.

Generalmente una línea se sigue a través de los machos, es como portar un apellido en generaciones, como en los humanos por vía paterna.

Las líneas se pueden estudiar en forma ascendente o evolutiva o en forma descendente o involutiva, en cualquiera de las dos formas se puede hacer un análisis de la ecuación genética de cada generación, que determinó que los individuos hayan sido de determinada manera.

La raza de Pastor Alemán, es en singular, la más específica y detallada de todas a nivel líneas de sangre, gracias a su importancia la raza pudo evolucionar en forma rápida y exitosa a lo largo de más de 110 años, con un promedio de generación estimativo de 3.7 años

Una línea de sangre se puede ramificar, si un individuo de la mísma tiene dos o más hijos con progenie o descendientes exitosos, formando sublíneas. También una sublínea o ramificación puede dejar de existir, si los ejemplares o un ejemplar determinado no logra ser buen reproductor y por lo tanto no asegura su descendencia. Que una línea se ramifique, es lo mejor que le puede pasar, porque tiene más posibilidades genéticas y mayor cantidad de individuos para asegurar su continuidad.

Las líneas se abastecen recíprocamente en forma contínua a través de las hembras, una línea puede absorber lo mejor de otra y superarse. Las líneas que dejan de existir es porque no tienen la calidad de machos suficiente como para transmitir sus características y virtudes, pero en muchos casos hacen sus aportes a futuro gracias a sus hembras.

Genotipo y Fenotipo:

El  buen criador debe saber criar y combinar la crianza por genotipo ( líneas de sangre y consanguinidades ) y por fenotipo ( estructura ).

El criador al programar una cría por genotipo, debe en primera instancia saber exactamente qué componentes o individuos tiene el pedigree de su hembra, y si ésta posee una consanguinidad o nó.
Consanguinidad es la coincidencia de uno o más individuos dentro de un pedigree, que se repite tanto vía paterna como materna, o sea es el apareamiento entre parientes cercanos, y puede variar en las instancias generacionales, se mide dentro de las primeras cinco generaciones descendientes, como ser padre o madre, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos y trastatarabuelos.

Seguidamente el criador debe balancear la cria fenotípicamente, en base a la estructura de la hembra
( criar por fenotipo ), como por ejemplo si la hembra tiene radios cortos ( largo de huesos ), se buscará un macho con radios largos, si la hembra tiene grupa corta o mala colocación se buscará uno que no tenga ese problema, también se puede equilibrar y asegurar una cría fenotípicamente cuando los dos individuos poseen una misma virtud, como por ejemplo largo y colocación del húmero, pigmento y buen paralelismo.

Luego, viendo dentro de los posibles reproductores que balancean genotípicamente a la hembra hay que ver cuál es el que mejor combina genotípicamente, ahí es donde entra en juego la sangre. Haciendo consanguinidad en determinados individuos, generalmente en campeones o reproductores destacados, se puede mejorar el tipo o la calidad general, el largo de huesos, fortaleza de huesos y largo de pelo, así como también se mejora cabezas y correcta relación alto largo. Se produce un aumento de vigor híbrido, donde se potencia la sangre, asegurando que el futuro reproductor transmita un tipo determinado.

Si se tiene una hembra o macho relativamente "perfectos" , para lograr una correcta descendencia hay que tratar de combinarlos con ejemplares fenotípicamente lo más correctos posibles y genotípicamente por medio de una consanguinidad que pueda fijar caracteres deseados en base a un individuo como referente, éste individuo tiene que ser cuidadosamente estudiado por el criador, viendo los componentes de su pedigree y sus cualidades anatómicas.

Por otro lado las consanguinidades son un arma de doble filo para el criador, porque si bien su buen uso puede potenciar virtudes, su mal uso puede potenciar defectos. Peor es para aquel que cría sin saber qué combinación genética está haciendo, una cría sería una caja de sorpresas. Las consanguinidades se usan para la formación de la raza, para fijar características deseables permitiendo una correcta evolución.

Criar con conocimientos no es magia, pero sí minimiza el margen de error, pensar que cuando se plantea el cruce de una hembra, estamos frente a muchas combinaciones y millones de posibilidades genéticas.
 
Históricamente el Pastor Alemán a evolucionado en forma constante gracias a criadores serios que han experimentado en base a errores y aciertos, pero siempre criando con las pautas que impone la SV de Alemania, como la principal es no criar con una consanguinidad mayor que 2-3 o 3-2, quiere decir que en generaciones puede ser nieto con bisnieta o bisnieto con nieta, no como en las otras razas que se permite padre con hija o madre con hijo o entre hermanos ( inbreeding ).
  
La clave en el manejo de las líneas de sangre es conocer en profundidad qué características y virtudes transmitieron a su progenie los perros más importantes de la historia de la raza.
  
Generalmente las líneas al criar son complementarias, pero cada reproductor da buenos hijos al combinarse con cierta línea exacta, por eso hay que saber fijarse con qué ejemplares de qué línea dió buenos resultados. El arte del criador consiste en saber combinar las líneas y la estructura, siguiendo un ideal que tiene en mente, un cruce tiene que ser de la forma más pensada posible, sinó dará más margen de error con su posterior frustración y pérdida de tiempo en el reloj de la crianza.
  
También los reproductores tienen una límite de capacidad en cuanto a la calidad para transmitir, cuánto más y mejores ejemplares tenga un criadero en su plantel más posibilidades genéticas y de éxito tendrá.

Formación de las Líneas:

Cuando se fundó la raza, su creador el capitán de caballería alemán Max von Stephaniz, se basó en un ejemplar llamado Horand von Grafrath para dar el inicio en la crianza de la raza. Su mejor hijo ( segunda generación de la raza ), sería Hektor von Schwaben , en tercera generación hijo de Hektor sería Heinz von Starkenburg, en cuarta Roland von Starkenburg y en quinta llegaremos a Hettel Uckermark, donde éste tiene dos mejores hijos: Alex von Westfalenheim y Billo Riedeckenburg, es aquí donde el cuadro de líneas de sangre tiene su primera ramificación, de Alex vendrían las dos primeras grandes líneas de sangre contemporáneas, la de Canto von der Wienerau y la de Quanto von der Wienerau, y de Billo se llegaría al legendario Mutz von der Pelztierfarm, que sería la tercera línea de sangre. Cada línea logró fijar ciertas características, como la de Canto la calidad general, Quanto la fortaleza y Mutz las líneas generales y proporciones, también las tres conservan el movimiento destacándose en alguna de sus ramificaciones o sublíneas.

De este modo hemos visto importantes consideraciones a tener en cuenta a la hora de criar y estudiar las líneas de sangre, para mejorar la calidad de la continua evolución de la maravillosa raza Pastor Alemán.





Artículo cedido a Vall d´alfandech por gentileza del Cinófilo, adiestrador y criador, Christian Longhi.

 

Regreso al contenido | Regreso al menu principal